Contacto: 96 135 32 19

/

e-mail : info@libertiun.com

«Entendiendo los Embargos y la Protección de la Ley de Segunda Oportunidad ante estos»

En el laberinto de las deudas, enfrentarse a un embargo es una de las situaciones más desafiantes. Ya sea por deudas públicas o privadas, el impacto puede ser significativo. Pero, ¿Cuáles son las diferencias clave entre estos dos tipos de embargos y cómo actúa la Ley de Segunda Oportunidad como un escudo protector? Desentrañemos estos procesos complejos.

Deuda Pública vs. Deuda Privada: Procedimientos y Tiempos

Los embargos derivados de deuda pública (como impuestos adeudados o multas) y deuda privada (como préstamos personales no pagados) difieren notablemente tanto en procedimientos como en tiempos de ejecución. Los embargos por deuda pública suelen tener una vía más directa y rápida para hacerse efectivos, dada la capacidad de la administración para actuar sin necesidad de un proceso judicial previo. Por otro lado, los embargos por deuda privada requieren de un proceso judicial, lo que puede alargar los tiempos antes de que se hagan efectivos.

Embargos por Deuda Privada: Camino Judicial

Para que se ejecute un embargo por una deuda privada, es necesario un proceso judicial que culmine con una resolución que ordene dicho embargo. Este proceso puede variar en duración, pero generalmente toma entre 6 y 9 meses (dependiendo del Juzgado) desde la demanda hasta la ejecución del embargo es efectiva.

Para que una deuda sea exigible, es decir, que pueda reclamarse legalmente, deben cumplirse ciertos criterios:

  • Existencia y Vencimiento: La deuda debe estar debidamente documentada y haber alcanzado su fecha de vencimiento.
  • Tres Impagos Consecutivos: Es habitual que la deuda se considere exigible tras tres cuotas impagadas, marcando un incumplimiento claro por parte del deudor.
  • Reclamación Previa al Deudor: Generalmente, se requiere que haya habido una reclamación previa por parte del acreedor hacia el deudor, solicitando el pago de la deuda antes de proceder con acciones legales.
  • Ausencia de Disputas Legítimas: Si la deuda está siendo legítimamente disputada por el deudor, la posibilidad de exigirla queda en suspenso hasta que se resuelva dicha disputa, asegurando que todos los reclamos sean justos y basados en acuerdos claros.
  • Cumplimiento del Plazo de Prescripción: La acción para reclamar la deuda debe emprenderse dentro del plazo de prescripción legalmente establecido para el tipo de deuda en cuestión. Si se excede este plazo, el derecho a reclamar judicialmente la deuda prescribirá.

Pero, ¿Qué debemos saber y tener en cuenta en torno a los embargos judiciales?

¿Qué nos pueden embargar por una deuda ordinaria?

Cuando un juzgado ordena un embargo como resultado de un procedimiento judicial, los bienes susceptibles y la manera en que se ejecuta están claramente delimitados por la ley.

        a) Salarios: Los Límites Según la Ley

La ley protege una parte del salario del embargo para asegurar la subsistencia del deudor, basándose en el SMI.

Ejemplo: Con un SMI de 1.134€ y un salario de 2.000€, la ley dicta que se embargue un porcentaje del excedente sobre el SMI. Si aplicamos un 30% al excedente de 866€, resultaría en un embargo de 259,80€, dejando un saldo de 1.740,20€ para el deudor.

Aquí puedes calcular cuanto te pueden embargar mensualmente y el numero de pagos necesarios para liquidar el total de la deuda reclamada. https://www2.agenciatributaria.gob.es/wlpl/SREM-EMBA/CalcSdoEmb

          b) Cuentas Bancarias:

Cuando se ordena un embargo de cuenta, el juzgado comunica al banco la cantidad exacta a retener. Esta cantidad se congela inmediatamente y se pone a disposición del juzgado o acreedor.

          c) Devoluciones de Renta: 

Para las devoluciones de renta embargadas, el juzgado avisa a la Agencia Tributaria, que redirige cualquier cantidad a devolver directamente para cubrir la deuda del contribuyente.

 

¿Qué costes adicionales puedo tener? 

Respecto a los costes adicionales por intereses y costas judiciales, estos pueden incrementar significativamente el monto adeudado, ya que habitualmente suele imponerse un 30% sobre el monto de la deuda por estos conceptos.

Tomando como ejemplo una deuda original de 14.500€, y aplicando ese supuesto incremento del 30% por intereses y costas, tendríamos:

  • Deuda original: 14.500€
  • Costes adicionales (30%): 4.350€
  • Deuda total con costes adicionales: 18.850€

Este ejemplo ilustra cómo una deuda puede crecer significativamente una vez que se aplican intereses y costas, subrayando la importancia de gestionar de manera proactiva las deudas para evitar estos incrementos.

¿Puedo tener varios Embargos Activos a la vez?

Es posible que tengas o puedas tener varios embargos activos, pero se aplican siguiendo un orden establecido por la ley, afortunadamente no cabe un segundo embargo mientras se estén embargando ya los porcentajes indicados en la escala que hemos detallado antes, de tal manera que el segundo (o sucesivos) embargantes deberán esperar a que el primer acreedor vea completamente satisfecho su crédito para que comience entonces el segundo embargo, y así sucesivamente.

 

Navegar por el proceso de embargos puede ser intimidante, pero es crucial entender tus derechos y opciones. La Ley de Segunda Oportunidad ofrece un mecanismo de alivio, permitiendo en ciertos casos la suspensión y eventual cancelación de los embargos como parte del proceso hacia la obtención del EPI.

¿Te enfrentas a embargos y no sabes qué hacer? Contacta con nosotros para explorar cómo la Ley de Segunda Oportunidad puede ofrecerte un nuevo comienzo. No permitas que las deudas definan tu futuro. ¡Hay soluciones!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
Hola 👋
Soy Javier de Libertiun.
Te responderé en cuanto me sea posible.
Gracias y un saludo
Plataforma de Gestión del Consentimiento de Real Cookie Banner